Emprender siendo padres + 11 tips 🤱



Hoy quiero contarles un poco de mi experiencia de ser emprendedora siendo madre, pero puede que también los padres emprendedores se sientan identificados con algunas cosas. ¿Creen que es posible ser emprendedores exitosos y vivir de su pasión siendo padres? Bueno aquí les va mi historia…

Cuando decidí emprender tenía un trabajo formal que no era mi pasión y consumía la mayor parte de mi tiempo y pensé, “voy a emprender para tener más tiempo con mi familia ya que mi trabajo no me lo permite". Este fue mi error número 1. Cuando emprendes trabajas 24/7 y de ahí vienen años de aprendizaje para saber cómo manejar tu tiempo y de verdad dedicarle tiempo de calidad a tu familia. (En otro blog les daré tips para organizar su tiempo).

Simplemente me tiré al agua sin saber nada de emprendimiento y dejé mi trabajo. Pensarán que estoy loca, pero la verdad es que yo jamás me vi trabajando en una oficina. Eso es lo que me hace cuestionar si un emprendedor nace o se hace. Diría que ambas tienen algo de cierto. En lo personal creo que nací con la chispa emprendedora, pero he hablado con otros emprendedores y que me han dicho que la vida poco a poco los llevó a darse cuenta que emprender era lo que realmente querían.

Bueno, para no desviarnos del tema, regresemos al momento en el que dejé mi trabajo. Empecé a vender y a producir sola mis productos. Al principio muchas puertas se me cerraron y no sabía cómo llegar a mis clientes. Jamás había vendido y me daba muchísima pena ofrecer mis productos. No tenía ni idea de cómo mercadear mi marca y me daba terror recibir un "NO" o escuchar que estaba fea mi creación, así que empecé a trabajar en mis redes sociales para ver si pasaba algo y lo logré. No se si fue suerte, pero logre contactar una tienda que estaba interesada en mis productos.

Estaba feliz, pero no anticipé que tener muchas ventas me traería a un problema, que era no saber cómo producir más cantidad en poco tiempo. ¿Recuerdan que les dije que no tenía ayuda de nadie más? ¡Claro! Porque no había vendido aun entonces no tenía dinero para pagar a otra persona. Yo vendía, producía, publicaba, atendía los pedidos, era mensajera y todavía buscaba tiendas para vender mis productos, todo adicional a mi rol de madre. Me la pasaba trabajando desde las 7am hasta las 2am, quizás hasta más ya que yo prometía el pedido para el día siguiente con tal de vender.

Y así empecé a vender, pero a costa de todo mi tiempo, sin un plan y viviendo de mis ahorros. Una vez hasta olvidé ir por mi hijo al colegio de lo ocupada que estaba. Sí, ya sé que muchos dirán, "wow que mala madre", pero sé que a más de uno le ha pasado (solo me retrase un poco 😅 ).

Así que decidí buscar redes de apoyo para emprendedores, porque si iba a emprender quería hacerlo bien y ya no más a costa del tiempo en familia. Para mi la familia lo es todo, también ya me iba a quedar sin dinero, esto tenía que funcionar sí o sí. La vergüenza se me fue quitando y empecé a vender en las famosas ferias, ahí conocí una organización que me enseñó a manejar mi tiempo y aprender a decir que NO, porque también algunas personas se aprovechan de nosotros los emprendedores cuando ven nuestra necesidad de vender y terminamos casi regalando nuestro producto. Era difícil decirle a los clientes que no podía entregar de inmediato, tenía miedo que me dijeran que ya no querían nada, pero no podía seguir manejando mal mi tiempo y recursos.

Gracias a eso y las clases pude empezar a vender tocando muchísimas puertas y en año y medio logré poder sostenerme, o eso creía yo. Vendía mucho, pero a precio muy bajo. Casi que regalaba mi producto y realmente no estaba ganando lo que merecía, porque no solo es lo que cuesta elaborar un producto hay otros gastos como mano de obra y tiempo. También es cómo queremos que recuerden nuestra marca,  por su alta calidad, por ser hermosa o cualquier otra cosa q se te venga a la mente. Pero no quería que fuera por "barata".

En ese punto no tenía un salario y para ser sincera eso es lo que más me costó en este proceso. Pero era necesario, porque si creen que les está yendo bien pónganse un salario y si se lo pueden pagar mínimo 6 meses completos, están por buen camino.

Ya sé que deben de estar pensando, "ajá entonces..." ¿a qué hora nos dices si se puede o no emprender siendo padres?

Sí se puede, pero les aquí les voy a dar mis recomendaciones para no morir en el intento ya sea que emprendiste por amor o porque no tienes trabajo, igual debes llevar el sustento a tu hogar y qué mejor que leerlo de alguien que ya hizo todo mal para aprender de sus errores.

  1. Emprende con amor, es una frase trillada, pero si no tratas bien a tus clientes o tú mismo no crees en tu producto, mejor no lo hagas.

  2. Busca redes de apoyo para emprendedores. Hay muchas y la mayoría dan asesorías gratis (como Cuanto). Te serán muy útiles para aprender mercadeo, ventas, etc. Y para conocer otros emprendedores (el famoso networking).

  3. Organicen su tiempo, ahora trabajan para ustedes y deben de tener un horario.

  4. Estudien a su competencia, no para copiarse o bajar precios sino para hacerlo mejor y definir que te hace únic@.

  5. Define un salario para ti. Puede ser muy pequeñito al principio, pero eso te ayudará a darte cuenta que solo eso puedes gastar de tus ventas.

  6. Digitalízate, no es lo mismo venderle al vecino que llegarle a todas las personas que usan internet a diario.

  7. Involucren a su familia en el emprendimiento, hijos, esposa, esposo, para que ellos se den cuenta que necesitas de su apoyo y son parte del proceso.

  8. No escuchen a esas personas tóxicas que te dicen que tu emprendimiento no es trabajo. Da la vuelta y sigue adelante.

  9. No dejes de vender. Si ya tienes o crees que tienes suficientes clientes no dejes de buscar más.

  10. Cuando ya empieces a vender, ahorra. Aunque sean $10 mensualmente.

  11. Si puedes y te nace, ayuda a otros emprendedores y compra local. Nunca sabemos cuándo alguien necesita una mano amiga.

En resumen, no es fácil emprender, pero vale todo el esfuerzo cuando es algo que te apasiona. Después de tanto tiempo sigo enamorada de lo que hago, sé que hay cosas que mejorar aun. Y sí, muchas veces casi me doy por vencida, cuando estaba frustrada y enojada, me tomaba un tiempo y volvía. Aunque la pandemia nos regresó al punto cero, digitalizarnos nos ayudó a sobrevivir. El día de hoy hago lo que me gusta, trabajo ayudando a otros emprendedores a vivir de lo que aman y lo más importante, soy mamá tiempo completo.

Escrito por: Heily Alemán

Especialista en Atención al Emprendedor y Lanzamiento Digital en Cuanto





Cuanto

Copyright © 2021 Cuanto, Inc. All rights reserved.

Instagram

Facebook

YouTube

Linkedin

Pinterest

Blog